Rusia denuncia un "montaje" en Siria y advierte que "no se puede excluir" la posibilidad de una guerra con Estados Unidos

Duma

 

La tensión entre Estados Unidos y Rusia no para de crecer por la situación en Siria.

Tras el ataque de Estados Unidos, Francia y Reino Unido, el embajador ruso en Washington dijo en un comunicado que "no quedará sin respuesta".

El jueves, el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, había asegurado que su país tenía "pruebas irrefutables" de que el presunto ataque con armas químicas al que EE.UU. prometió responder era un montaje de agentes extranjeros.

Y el embajador ruso ante Naciones Unidas, Vasili Nebenzia, advirtió el miércoles que no se podía descartar la posibilidad de un conflicto armado entre su país y Estados Unidos, si Washington decidía lanzar un ataque contra Siria.

"No podemos excluir ninguna posibilidad, lamentablemente, porque hemos visto mensajes bélicos salir desde Washington", afirmó el diplomático ante periodistas en la sede de la ONU.

"Los servicios secretos de cierto estado que está a la cabeza de una campaña rusofóbica estuvieron involucrados en el montaje de este evento", aseguró Lavrov, sin dar nombres ni detalles sobre las supuestas pruebas.

Sergei LavrovLavrov dijo tener pruebas de que lo de Guta había sido un montaje en el que participaron agentes de un servicio secreto extranjero.

El viernes, el ministerio de Defensa ruso fue todavía más lejos y dijo que Reino Unido orquestó el ataque con armas químicas con la ayuda de la ONG White Helmets.

Un grupo de investigadores de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas partió a la zona de Guta Oriental para buscar evidencia sobre el supuesto ataque y se espera que lleguen el sábado.

Rusia también convocó a una reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas este viernes y allí el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, advirtió que la situación actual puede llevar a una escalada militar.

"La Guerra Fría ha vuelto", manifestó Guterres, y pìdió que todos los países actúen con responsabilidad.

El jueves, el embajador Nebenzia dijo que "la prioridad inmediata es evitar el riesgo de guerra".

También aseguró que se debería negociar y buscar una solución acordada, pero ratificó que su país respondería por la fuerza ante una eventual intervención de Estados Unidos en el conflicto de Siria.

Aviones rusos en SiriaRusia mantiene presencia militar en Siria.

El Kremlin, por su parte, anunció que estableció un enlace de comunicaciones de crisis con la Casa Blanca para evitar "un choque accidental" entre los dos países, mientras agencias rusas informaron que el Ministerio de Defensa movió varios buques de guerra de puertos sirios.

Pero ¿cuál es el origen de la preocupación por una eventual guerra entre las dos potencias?

Las trompetas de la guerra

La preocupación por un posible enfrentamiento entre Rusia y Estados Unidos revivió desde el miércoles, cuando el presidente Donald Trump dijo que Moscú debía "prepararse" porque los misiles que caerían sobre Siria serían "bonitos, nuevos e inteligentes".

Desde hace días, Washington valoraba una respuesta militar contra el gobierno de Bashar al Asad, luego del supuesto ataque con armas químicas contra la población civil de Duma que tuvo lugar el pasado 7 de abril.

Donald TrumpTrump rebajó las tensiones este jueves al asegurar que no estaba decida la fecha de una eventual acción contra Siria.

Las armas químicas están prohibidas por las leyes internacionales y en varias ocasiones el gobierno sirio ha sido acusado de utilizarlas en las ciudades tomadas por los rebeldes durante el conflicto interno que lleva más de siete años.

Damasco y Moscú niegan el uso de estas armas y la atribuyen a campañas de Occidente para justificar una eventual intervención en el país del Oriente Próximo.

Aunque en un inicio Trump anunció que tomaría medidas ante el supuesto ataque a más tardar en 48 horas, el mandatario y sus asesores de seguridad nacional terminaron actuando este viernes.

El origen de las tensiones

Las tensiones crecieron luego de que diversas fuentes reportaran el pasado sábado un ataque con armas químicas en la ciudad de Douma.

Según Estados Unidos y sus aliados, fue el propio gobierno de Al Asad quien utilizó los gases para recuperar la ciudad de los rebeldes.

Mientras, Rusia, Irán y el gobierno de Damasco lo atribuyen a los rebeldes y a maniobras de Washington para intervenir en ese país del Oriente Próximo.

víctima del atqueVarias fuentes aseguran que la población civil de Duoma fue ataca con gases químicos.

Un equipo de expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas llegó a Siria para investigar lo sucedido.

Mientras, Rusia anunció que desplegó un equipo de su policía militar en Douma como "garantes de la ley y el orden en la ciudad" tras la toma de la ciudad que estaba en posesión de los rebeldes.