EE.UU. impone nuevas sanciones contra 7 oligarcas rusos y 17 funcionarios del gobierno

 

La administración del presidente de EE.UU., Donald Trump, anunció sanciones adicionales contra siete oligarcas rusos vinculados con el presidente Vladimir Putin junto con 12 compañías que poseen o controlan.

Las medidas anunciadas por el Departamento del Tesoro el viernes también fueron dirigidas a 17 altos funcionarios del gobierno ruso, la empresa estatal rusa de comercio de armas, Rosoboroneksport, que tiene vínculos de larga data con Siria y su filial, Russian Financial Corporation Bank.

"Los oligarcas y elites rusos que se benefician de este sistema corrupto ya no estarán aislados de las consecuencias de las actividades desestabilizadoras de su gobierno", dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en un comunicado, citando la ocupación rusa en Crimea y sus esfuerzos continuos para abastecer al régimen de Assad en Siria con materiales y armas.

La acción de hoy apunta a los oligarcas rusos, incluyendo a Kirill Shamalov, que se casó con la hija de Putin y amasó una fortuna desde febrero de 2013, Oleg Deripaska, un alto funcionario ruso que ha sido investigado por lavado de dinero y Suleiman Kerimov, quien supuestamente trajo millones de euros en Francia en maletas, de acuerdo con el Tesoro.

Las nuevas sanciones son el último paso de Estados Unidos contra Rusia tras el envenenamiento de un exespía ruso en Inglaterra, la interferencia en las elecciones estadounidenses de 2016 y un ciberataque, descrito como el más dañino de la historia.

La administración de Trump ha estado bajo la presión del Congreso para actuar para cumplir con las demandas bajo una ley de sanciones aprobada por el Congreso el verano pasado para castigar a Rusia por interferir en las elecciones estadounidenses.

Identificó a más de 200 ricos rusos, altos funcionarios y líderes empresariales en enero y luego impuso sanciones en marzo a los piratas informáticos y agencias de espionaje rusos por interferir en las elecciones de 2016 y el ciberataque, incluidas personas nombradas en la acusación del FBI de Robert Mueller.

Ahora se congelarán los activos de 17 altos funcionarios rusos, incluidos Nikolai Patrushev, secretario del Consejo de Seguridad de la Federación de Rusia, Vladimir Kolokoltsev, ministro de Asuntos Internos y policía general de la Federación de Rusia, y Evgeniy Shkolov, colaborador de Putin.

Entre las empresas objetivo de los EE.UU. se incluyen GAZ Group, el principal fabricante ruso de vehículos comerciales propiedad de Deripaska y Russian Machines y Renova Group, que está compuesto por fondos de inversión y compañías de gestión que operan en el sector energético en Rusia.

Nikolai Patrushev, el secretario del Consejo Ruso de Seguridad, dijo que cree que los empresarios rusos “que ha caído bajo las sanciones de Estados Unidos serán capaces de encontrar maneras de compensar el daño causado por la restricción”, según la agencia estatal de noticias TASS.

Patrushev agregó que las sanciones son “un buen potencial para la cooperación económica con otros países [con excepción de Estados Unidos]“.

Según TASS, Patrushev aún no tiene conocimiento de los detalles de las sanciones y sus implicaciones.

Konstantin Kosachev, presidente del Consejo de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Federación Rusa, y uno de los sancionados, dijo que el anuncio de Estados Unidos es otro “paso injustificado, antipático y sin sentido”, reportó la agencia estatal RIA-Novosti.

“Es un intento para usar las herramientas (sanciones) para justificar la ausencia de una estrategia real y justificar una supuesta legitimidad de sus sanciones contra Rusia. Esto no nos lleva a ningún lado, Rusia no puede asustarse y sobre todo, no puede quebrarse con esto”, dijo Kosachev.

También agregó que en su caso, no le sorprendió que no ocurriera antes.

“Nunca he ocultado mi actitud crítica hacia la política exterior actual de Estados Unidos, no cambiaré mi posición en el futuro”, agregó Kosachev según RIA-Novosti.