Terminar el programa DACA golpea a la economía de EE.UU. donde más le duele

Los empleadores estadounidenses dicen que por estos días extrañan un ingrediente fundamental para que sus negocios funcionen: los empleados.

 

Encontrar candidatos cualificados y disponibles se ha convertido en un gran desafío para las empresas. Eso ha llevado a que algunas compañías, incluso, reduzcan las contrataciones.

Muchos negocios desde agricultores hasta Facebook llenan ese vacío con algunos de los 27 millones de trabajadores extranjeros que viven en Estados Unidos.

 

(Crédito: FREDERIC J. BROWN/AFP/Getty Images)

Pero la decisión del presidente Donald Trump de este martes de terminar el DACA (sigla de Deferred Action for Childhood Arrivals o programa de Acción Diferida para Llegadas en la Infancia), que protegía a los llamados dreamers o "soñadores" de la deportación, deja en la incertidumbre el futuro de unos 800.000 adultos jóvenes, que nacieron en otro país pero llegaron a vivir a Estados Unidos siendo niños.

“Eliminar el DACA reduce el número de trabajadores cualificados y muchas industrias están enfrentando escasez de empleados”, dice Ike Brannon, profesor visitante del Instituto Cato, organización conservadora dedicada a la investigación. “Tomar esta decisión en este momento es realmente inoportuno”.

Brannon calcula que terminar el DACA también golpeará al gobierno de EE.UU. porque impulsará la deportación de contribuyentes. Pronostica pérdidas potenciales por 60.000 millones de dólares de ingresos por pago de impuestos al gobierno federal y de 280.000 millones de dólares por el golpe que recibirá el crecimiento de la economía, en los próximos 10 años.

La escasez de trabajadores es un gran problema en todo el país. Compañías tecnológicas en Nueva York no pueden encontrar a desarrolladores de software. Firmas de construcción en Virginia no consiguen albañiles calificados. Empresas de turismo de Minnesota luchan por encontrar nuevos empleados. Compañías de transporte en Kansas no tiene suficientes conductores de camiones. Y agricultores de California necesitan más trabajadores agrícolas, según la última encuesta de negocios realizada por la Reserva Federal.

Solo hay que pensar en esto: el 87% de los dueños de pequeñas empresas que contrataron o trataron de contratar en julio pasado reportaron pocos o ningún postulante cualificado, según la Federación Nacional de Empresas Independientes, organización de investigación y de incidencia política.

La información de la Federación Nacional de Empresas Independientes muestra que encontrar empleados es un problema que afecta sobre todo a los sectores de la construcción y la industria, fundamentales para el programa de Trump.

Y las 800.000 personas que se benefician del DACA ayudan a llenar ese hueco. Más del 75% de ellas están empleadas y su salario promedio supera los 17 dólares por hora, según el Centro Legal de Inmigración Nacional, grupo de izquierda.

Los "soñadores" de DACA están en desobediencia civil. Toda la información en el siguiente video:

 

 

Los beneficiarios del programa DACA son parte del mercado laboral formal, lo que significa que pagan impuestos locales, estatales y federales cuando reciben su sueldo de manera formal y no “por debajo de la mesa”. Para postularse al programa deben pasar una revisión de antecedentes penales y pagar unos honorarios por la solicitud.

Pocos trabajadores también significa pocas ganancias para algunos negocios.

Agricultores en California reportaron pérdidas por 13 millones de dólares por fresas, verduras y otros cultivos que no se recogieron, debido a la escasez de trabajadores, según la Asociación de Cultivadores y Transportistas de los condados de Santa Barbara y San Luis Obispo. La asociación asegura que este es el quinto año consecutivo en que los agricultores de la región tienen problemas para encontrar la cantidad de trabajadores que necesitan.

(CNN)