La Casa Blanca promueve la semana 'Hecho en Estados Unidos' en un intento de silenciar los escándalos que la asedian

Trump busca reconectar con sus simpatizantes y revertir la imagen poco favorable de su figura y su gobierno para lo cual tomará el mensaje de campaña que prima la producción estadounidense frente a los proyectos globales.