Betis concretó el asalto en el último suspiro

 
sanabria
Por FERNANDO CÁMARA / Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

Los jugadores del Real Madrid tendrán pesadillas por varios días.

¿Motivo? La derrota de ayer frente al Betis significa un duro traspié en su camino a la defensa del título de liga y permitió que el Barcelona, líder con quince unidades, le sacara siete puntos de ventaja. Y los sueños que torturarán a los futbolistas blancos tienen dos responsables: el arquero Antonio Adán (ex jugador merengue), quien salvó su portería en diversas oportunidades y el paraguayo Antonio Sanabria, autor del único tanto del partido.

En los primeros minutos del encuentro ambos equipos aplicaron la presión alta con el objetivo de evitar la salida limpia del adversario y en el momento de robar la esférica, poder contraatacar rápidamente.

Con el paso del tiempo, los merengues se adueñaron del encuentro y a través de Luka Modric y Cristiano Ronaldo llevaron peligro a la meta contraria. El primero efectuó tres tiros a puerta y el segundo lo hizo hasta en tres oportunidades. Sin olvidar a Isco, quien estuvo cerca de anotar con un disparo de pierna izquierda desde la medialuna del área. Sin embargo, se encontraron con Adán, quien estuvo inexpugnable.

En la otra acera los visitantes esperaron en su mitad de cancha y jugaron al contragolpe. El hecho de que los locales tenían las líneas adelantadas, les permitió conseguir espacios para atacar las espaldas de la zaga rival. El mediocampista Fabián Ruiz fue la bujía del conjunto verdiblanco y tuvo dos chances para marcar. Sin embargo, no tuvo fortuna.

En la segunda mitad, la dinámica se mantuvo. El Madrid atacó con todo lo que tenía y por todos los flancos posibles.

Cristiano, quien no tuvo su mejor noche, dispuso nuevamente de un varias ocasiones.

Una de ellas con la portería vacía y no pudo abrir la pizarra porque mandó la pelota por encima del travesaño.

Mientras tanto el Betis mantuvo la estrategia de replegarse en el fondo y jugar al contragolpe. Y de esa forma consiguió un triunfo que no obtenía desde hace casi dos décadas (la última vez que ganaron en el Bernabéu fue en 1998). En una jugada vertiginosa en el descuento, Barragán recibió el balón por derecha, realizó un centro que Sanabria remató de cabeza y la pelota tocó el fondo de las redes. Ese fue el 1-0 definitivo.