Estados Unidos pone suspense ante Colombia y Puerto Rico apabulla a Venezuela

Estados Unidos pone suspense ante Colombia y Puerto Rico apabulla a Venezuela

 
Jugadores de Puerto Rico celebran al vencer a Venezuela con una carrera impulsada por Thomas Javier Rivera este viernes 10 de marzo de 2017. (EFE/ José Méndez)

Jugadores de Puerto Rico celebran al vencer a Venezuela con una carrera impulsada por Thomas Javier Rivera este viernes 10 de marzo de 2017. (EFE/ José Méndez)

 

Houston. Otra jornada de contrastes en la segunda de la fase de grupos de la cuarta edición del Clásico Mundial de Béisbol que se vivió en el del C y D, respectivamente, con los duelos entre Estados Unidos frente a Colombia y de Puerto Rico ante Venezuela.

Mientras que Estados Unidos se encargó de poner el suspense en el triunfo ante Colombia, Puerto Rico aportó la combinación perfecta de la exhibición de su bateo explosivo y un pitcheo hermético que destrozó y humilló a Venezuela con blanqueada y paliza histórica.

El drama se representó en el diamante del Marlins Park de Miami, donde ante 22.580 espectadores, Estados Unidos, que sobre el papel es uno de los favoritos a luchar por el titulo de campeones, tuvo que llegar hasta la décima entrada antes de poder imponerse por 3-2 a Colombia, que hizo su debut en un Clásico, y dio una gran imagen con un béisbol de calidad en todas las facetas del juego.

El jardinero central de los Orioles de Baltimore, Adam Jones, con sencillo impulsador en la parte baja de la décima entrada, permitió que el emergente Christian Yelich, que milita en el equipo local de los Marlins de Miami, anotase desde tercera la carrera del triunfo.

Antes, en la parte alta de la novena, Estados Unidos tuvo que salir del peligro de ver como Colombia colocó a corredores en las esquinas que pudieron haber roto el empate a 2-2 y hacer historia.

No se dio porque el pitcheo de ambos equipos estuvo siempre dominante al igual que la defensa con los abridores, el derecho Chris Archer, por parte de Estados Unidos, y el zurdo José Quintana, por Colombia, que hicieron un trabajo brillante desde el montículo.

Ambos se fueron si decisión después de lanzar cuatro y cinco entradas y dos tercios, respectivamente, mientras que los bullpens también aportaron una excelente labor.

La de Estados Unidos, que utilizó a seis, al final fue la mejor ya que el relevista de los Yanquis de Nueva York, Tyler Clippard (1-0) se quedó con el triunfo.

La derrota fue para Guillermo Moscoso (0-1), el tercer relevista que utilizó Colombia, y que al final no pudo evitar la carrera que hizo la diferencia a favor de Estados Unidos.

Pero ambos equipos tras admitir que el partido pudo ser para cualquiera de los dos, también admitieron que había que pasar página, tratar de descansar y estar listos para la jornada del sábado, donde verán de nuevo acción.

Estados Unidos, con el abridor Marcus Stroman, hará frente nada menos que al equipo de República Dominicana, que defiende el título de campeones, y debutaron el jueves con victoria contundente de 9-2 ante Canadá, el otro equipo que configura el Grupo C.

Stroman, el abridor estrella de los Azulejos de Toronto, tendrá como rival en el montículo al dominicano Edinson Vólquez, la nueva adquisición de los Marlins, y ante lo ya es seguro un lleno en las gradas del Marlins Park, el equipo que consiga la victoria tiene ya asegurado el pase a la siguiente ronda.

Mientras que el duelo de perdedores entre Canadá y Colombia dejará al primero del grupo que quedé eliminado y ese será el perdedor del partido con el que se abre la doble sesión.

La historia fue muy diferente en la sede de Guadalajara, donde una noche después de la frustrante derrota de México ante Italia por 9-10 frente a Italia, con cinco carreras que hizo el equipo europeo en la novena entrada, Puerto Rico no dio opción a que se repitiese el suspense y acabó el encuentro frente a Venezuela en la séptima al anotar racimo de seis carreras y poner marcador final de 11-0.

Con jonrones de T.J.Rivera, de los Mets de Nueva York; Carlos Correa, de los Astros de Houston y el receptor Yadier Molina, de los Cardenales de San Luis, el bateo boricua destrozó por completo al pitcheo venezolano, incluido el abridor estelar de los Marineros de Seattle, Félix Hernández, que fue el gran perdedor.

Mientras que el abridor derecho Seth Lugo, de los Mets, se convirtió en el segundo lanzador en lo que va del Clásico Mundial que trabajó seis entradas, después que horas antes Quintana lo hiciese con Colombia al trabajar cinco episodios y dos tercios.

Hernández (0-1) cargó con su primera derrota en un Clásico Mundial después de lanzar dos entradas y dos tercios antes de tener que dejar el montículo con las bases llenas, algo que sólo le ha sucedido seis veces en los 12 años que lleva de profesional en las Grandes Ligas.

Venezuela se enfrenta el sábado a Italia, en el primer partido de la doble sesión del Grupo D, donde después lo harán Puerto Rico y México.

Tanto Venezuela como México necesitan conseguir la victoria si quieren tener alguna opción de seguir en la competición, mientras que si la victorias son para Italia y Puerto Rico, ambos estarían clasificados a la segunda ronda.