Seis peligros del plan migratorio con el que Trump ofrece legalizar a 1.8 millones de dreamers

Miles marcharon en septiembre del año pasado en Los Ángeles para apoyar...

Seis peligros del plan migratorio con el que Trump ofrece legalizar a 1.8 millones de dreamers

De aprobarse un plan como el sugerido por la Casa Blanca, el DHS tendría poderes extraordinarios para deportar a inmigrantes y miles de indocumentados se verían privados de ser presentados ante un juez para decidir su futuro en EEUU.

 
 
¿Qué incluye la propuesta de la Casa Blanca que otorgaría la ciudadanía a 1.8 millones de dreamers? Univision

Las líneas básicas de la propuesta migratoria del presidente Donald Trump para legalizar a 1.8 millones de dreamers dadas a conocer el jueves por la Casa Blanca incluyen al menos seis peligros que pueden colocar a cerca 9 millones de inmigrantes indocumentados al borde de la deportación en EEUU.

“De los 11 millones de indocumentados que hay en estos momentos en el país, sólo 1.8 millones de dreamers que califiquen para los requisitos que les van a pedir se librarán de la deportación”, incide sobre el plan de la Casa Blanca Ezequiel Hernández, un abogado de inmigración que ejerce en Phoenix, Arizona, y colabora frecuentemente con Univision Noticias. “El resto, 9.2 millones, incluyendo gente que lleva mucho tiempo en el país y los miles de TPS, quedarían a un paso de ser deportado

 

 

Estas son las seis amenazas en el plan de Trump que el lunes será enviado al Congreso:

1. Más poder para el DHS

En el documento con los puntos principales de la propuesta, la Casa Blanca dice que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) “debe tener las herramientas para impedir la inmigración ilegal” y también “la capacidad de expulsar a las personas que ingresan ilegalmente a Estados Unidos”.

Esto implica aumentar el poder otorgado por el Congreso al DHS y pone en riesgo el debido proceso migratorio. “El presidente quiere quitar a los jueces la autoridad para decidir el futuro de un inmigrante en Estados Unidos, eliminar las trabas o el exceso burocrático que estamos viendo para acelerar las deportaciones”, explica José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami, Florida.

“Al aumentar el poder del DHS para permitirle por ejemplo a los agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) que decidan cuándo deportar a un individuo, indudablemente afectará el debido proceso de las personas que están luchando por permanecer en el país”, agrega.

Para Trump, esto le permitiría al gobierno federal descongestionar los atrasos en las cortes de inmigración y reducir dramáticamente la inmigración indocumentada.

“Y a esto hay que agregar que los extranjeros que entran legalmente con visa al país y se quedan más tiempo, tampoco serán presentados ante un juez, sino que serán deportados de manera expedita”, advierte Guerrero.