La segunda causa de detención de la última redada de ICE contra inmigrantes: cargos por DUI

La segunda causa de detención de la última redada de ICE contra inmigrantes: cargos por DUI

Abogados reiteran que manejar borracho o bajo la influencia de las drogas es uno de los cinco pecados capitales que convierte en deportable a cualquier inmigrante indocumentado.

Los riesgos del DUI para los inmigrantes legales e indocumentados Univision

Manejar borracho o bajo la influencia de las drogas (DUI, por su sigla en inglés) fue la segunda causa de arresto de indocumentados en la redada de la Oficina de Inmigración (ICE) llevada a cabo en este semana en Los Angeles, California. “Es un delito absolutamente serio”, advierte el abogado de inmigración Alex Gálvez. “Y aunque muchas personas sigan pensando que se trata de una falta leve, en Estados Unidos es un crimen deportable”, agrega.

ICE anunció el jueves que durante un operativo en Los Angeles detuvo a 188 indocumentados. De ellos, 43 tenían cargos por robo y 27 por DUI. La agencia agregó que 169 de los detenidos (90%) eran prioridad de deportación, de acuerdo con las nuevas reglas anunciadas por el gobierno de Trump el 25 de enero.

Pecado capital

Gálvez advierte que el DUI es uno de los “cinco pecados capitales” del indocumentado, “una falta imperdonable para las autoridades de inmigración”.

RELACIONADO
Manejar bajo los efectos del alcohol en EEUU es considerado una falta gr...
El jefe del Departamento de Seguridad Nacional reitera que un DUI puede iniciar un proceso de deportación
 

“El problema es que la gente se da cuenta de lo serio de este problema recién cuando cae en manos de ICE. Piensan que por tratarse de una falta menor (Misdemeanor) no es tan grave como una felonía, pero están equivocados”, subrayó.

Los cinco pecados capitales mencionados por Gálvez son:

“Todos estos crímenes están en la lista de delitos menores, pero deportables”, recalca Gálvez.

“Supremamente serio”

“Los inmigrantes deben saber que manejar borracho o bajo la influencia de alguna droga es un crimen supremamente serio en Estados Unidos, no solo para los inmigrantes”, dice Rebeca Sánchez-Roig, una abogada que ejerce en Miami, Florida, y que durante 15 años sirvió como Fiscal de Inmigración.

“Cuando era fiscal me tocó un caso donde un inmigrante tenía acumulados siete y ocho arrestos por este delito, incluso el día en que había nacido su hijo. El gobierno piensa que, si una persona no puede estar esa noche con su esposa y su hijo, es un caso grave donde además pone en peligro la vida de terceras personas”, explica.

El caso Martinelly

Sanchez-Roig comenta que el DUI se convirtió en una de las principales causas de deportación en 2010, a raíz del caso Martinelly Montaño, un indocumentado boliviano que iba conduciendo borracho y chocó un vehículo en el que viajaban tres religiosas rumbo a la misa del día domingo en Prince William, Virginia. Una de ellas, Denise Mossier, perdió la vida y las otras dos resultaron gravemente heridas.

El caso Martinelly cobró notoriedad nacional porque no solo se encontraba ebrio al momento del accidente, sino que tenía otras infracciones por el mismo delito, además de una orden de deportación pendiente. “El DUI es una falta deportable, un crimen penal”, advierte Sánchez-Roig. Es una prioridad de deportación para el gobierno”.

En fotos: Un día en la rutina de arrestos de ICE en la era de Donald Trump