Deportada la señora X, con su hijo de 5 años, tras 504 días en una cárcel de ICE

Deportada la señora X, con su hijo de 5 años, tras 504 días en una cárcel de ICE

Grupo de mujeres retenidas en el centro de detención de Berks muestran su indignación con el Gobierno de EEUU por desvelar en un comunicado el nombre verdadero de la inmigrante hondureña expulsada este miércoles después de no conseguir asilo.

Madres indocumentadas detenidas en el centro de ICE en Berks.
Madres indocumentadas detenidas en el centro de ICE en Berks. Univision/JUNTOS

La señora X y su hijo de cinco años de edad fueron deportados este miércoles a Honduras después de 504 días privados de libertad en un centro de detención en Pennsylvania esperando una respuesta a una petición de asilo por miedo a volver a su país.

Esta inmigrante forma parte de un grupo de madres detenidas en el centro de detención de Berks, las llamadas 'Madres de Berks', que el año pasado se pusieron en huelga de hambre para pedir su libertad mientras las cortes de inmigración resolvían sus casos. Ahora es una más de las muchas inmigrantes con hijos que son devueltas a su país tras no haber conseguido protección en EEUU. Sin embargo, en esta oportunidad el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) hizo algo muy poco común: desveló su nombre verdadero en el comunicado en el que confirmó su deportación. Un hecho que ha causado la indignación y el miedo de las otras madres del centro de detención, ya que puede poner en riesgo su vida y la de su hijo.

El senador Bob Casey (demócrata por Pennsylvania) condenó la expulsión de la señora X a través de la red social Twitter con un mensaje dirigido al presidente Donald Trump.

“El presidente Donald Trump debe centrarse en que el DHS (Departamento de Seguridad Nacional) nos mantenga seguros. El objetivo para la deportación son criminales, no un niño de cinco años de edad”, escribió.

La pesadilla

La señora X y el pequeño, en ese entonces de tres años de edad, fueron detenidos en diciembre del 2015 y permanecían en el centro de detención de Berks desde el 18 de ese mes, dijo la oficina de la abogada Bridget Cambria, quien la representaba.

La madre había solicitado al gobierno un estatus especial para el niño bajo el Sistema de Jóvenes Inmigrantes Especiales (SIJS, por su sigla en inglés). Un programa creado por el Congreso en 1990 para ayudar a niños que obtengan la residencia por parte de una categoría especial de carácter humanitario, principalmente menores solos (no acompañados) en proceso de adopción o víctimas de abuso.

Tanto Casey como la oficina de Cambria temen que la expulsión de la inmigrante hondureña y su hijo “pueda conducirlos a su muerte”. La mujer huyó en el 2015 de las pandillas en su país y violencia intrafamiliar.

El senador Casey había solicitado el martes por la noche al secretario del DHS, John Kelly, "la liberación inmediata" de otras cuatro madres y sus hijos, quienes también se encuentran en el centro de detención de Berks en espera de una respuesta a sus casos de asilo.

 
¿Cuáles son los requisitos para obtener el asilo en Estados Unidos? Univision

Con el alma en un hilo

La deportación de la mujer y su hijo tiene alarmadas a otras madres que periódicamente tienen que presentarse a las dependencias de ICE para firmar un libro de asistencia, y permanecieron detenidas en Berks.

“Este lunes me presento para cumplir con la cita”, dice la señora Zeta, una inmigrante que huyó de Honduras con un hijo y pidió asilo cuando la arrestaron en la frontera. “A mi me liberaron el 15 de junio del año pasado y todavía no tengo cita para presentarme en la corte de inmigración. Por eso tengo que firmar el libro cada 15 días, y cada siete un agente viene a mi casa para verificar que estoy aquí”.

A la pregunta si temía ser deportada, como ocurrió con una de sus excompañeras de grupo en la cárcel de Berks, la señora Zeta dijo “claro que una se preocupa. Yo no tengo abogado. He ido sola a firmar y lo seguiré haciendo. No hay otra”.

La señora D, otra inmigrante que también estuvo detenida varios meses en Berks junto a una niña, dijo que “la deportación de esta señora y su pequeño causa mucha alarma”, pero que “no podemos desesperarnos. Tenemos que seguir luchando por nuestros casos de asilo”.

A finales de marzo las cortes de inmigración tenían acumulados más de 544,000 casos, entre deportaciones y asilo, y las primeras citas las estaban dando para abril de 2020.

Qué dice el gobierno

 

RELACIONADO
Un grupo de madres inmigrantes detenidas en el centro Berks, Pennsylvani...
Madres inmigrantes detenidas en una cárcel de ICE le piden a Obama que las libere antes de que Trump tome posesión
 

ICE dijo a Univision Noticias que lamentaba “que los políticos están repitiendo información engañosa y en el proceso” y que “demonizan el trabajo de agentes federales que hacen cumplir leyes aprobadas por el Congreso”, en referencia a la postura asumida por el senador Casey.

“Los hechos son que [la señora X] entró ilegalmente a Estados Unidos el 17 de diciembre de 2015 y perdió su caso el 3 de mayo de 2017, después de que sus demandas fueran denegadas y agotado todos los recursos legales disponibles para ella”, dice Liz Johnson, asistente del director de comunicaciones de ICE.

Johnson agregó que el expediente de esta madre fue revisado por la Oficina de Revisión de Inmigración (EOIR), la Corte de Apelaciones del 3er Circuito y la Corte Suprema.

“Funcionarios de ICE han estado en contacto directo con la oficina del senador Casey acerca de este caso, proporcionando información en la medida que ésta se encuentra disponible”, dijo Johnson.

Los centros de ICE

 

RELACIONADO
Un grupo de madres con hijos en brazos es detenida por agentes federales...
Qué esconde el primer informe con los avances en inmigración elaborado por el gobierno de Trump
 

Berks es uno de los tres centros de detención familiares de ICE abiertos bajo la administración del expresidente Barack Obama (2009-2017), en respuesta a la crisis de refugiados de 2014. Los otros dos están ubicados en San Antonio, Texas.

El grupo de las 'Madres de Berks' llevó a cabo el año pasado una huelga de hambre para presionar al gobierno de Obama que las dejara en libertad mientras esperaban la resolución de sus casos de asilo.

Los tres centros se encuentran en medio de una polémica por el incumplimiento de una ley de 1997, que prohíbe el ingreso de menores de edad en centros restrictivos.

A finales de julio del año pasado, la jueza Dolly Gee, de la corte del distrito central de California, ratificó un fallo preliminar que indicaba que ICE estaba violando el acuerdo judicial Flores vs. Meese, alcanzado hace 18 años, relacionado con la prohibición de encarcelar niños.

El mensaje también beneficiaba a las madres de los niños encerrados en los centros de detención de ICE.

En respuesta al fallo, el Departamento de Justicia apeló la decisión argumentando que si liberada a las madres y sus pequeños, enviaría un mensaje equivocado a Centroamérica, y el flujo de inmigrantes en la frontera no se detendría.

El 14 de enero, una semana antes de la toma de posesión de Donald Trump, las 'Madres de Berks' le pidieron al exmandatario que las liberara antes de dejar la Casa Blanca.

En fotos: La dramática travesía de los migrantes de países vetados por Trump